Despegue turístico

El Ayuntamiento del pueblo, en colaboración con Adata, trabaja en la

adecuación de playas fluviales y rutas de senderismo

Texto de M. García.

Manzanal de Barco no descuida su promoción como foco turístico de la comarca de Tierra de Alba, por lo que muchas de sus iniciativas se encuentran encaminadas precisamente hacia el desarrollo de este sector.

A través del grupo de acción local Adata, el Ayuntamiento ha solicitado la adecuación de una playa fluvial cerca del pueblo y la aprobación de distintas rutas de senderismo. El objetivo es claro: atraer hasta la localidad a aficionados a la naturaleza que quieran disfrutar de estos caminos a pie, en bicicleta o en ‘quad’.

Para rentabilizar este flujo turístico, el pueblo cuenta con un alojamiento de rural que, según la alcaldesa, Ana Isabel Baena, «funciona muy bien, sobre todo, durante los meses de verano, en Semana Santa, así como los fines de semana y puentes festivos». El pueblo ofrece además al turista distintas zonas de baño en el embalse, bellos paisajes y un variado patrimonio artístico, en el que destaca su iglesia parroquial y la ermita de Nuestra Señora del Piñedo.

Estos enclaves religiosos consiguen gran protagonismo durante la celebración de las fiestas de la localidad. Su patrón es San Torcuato, el 15 de mayo, mientras que al día siguiente se honra a San Isidro. En estas fiestas son tradicionales las procesiones, los juegos infantiles, las vaquillas, y los espectáculos musicales. El calendario de festejos se completa con las celebraciones de San Sebastián, San Antonio y el Corpus.

Además, durante el segundo fin de semana de agosto celebran la fiesta del turista. Su organización corre también a cargo del Ayuntamiento del pueblo, puesto que Manzanal no cuenta con el trabajo de asociaciones culturales o de otra índole, según explica la alcaldesa. Una paellada para todo el pueblo, verbenas, actuaciones musicales y competiciones deportivas, como la media maratón, forman parte de las actividades de los festejos del verano.

El resto del año, la institución local se encarga de ofrecer distintos cursos formativos. Todos estos programas cuentan con la mediación de los Centros de Acción Social (CEAS) de la comarca y tratan de adecuarse «a los intereses de sus participantes, aunque la mayor parte de la gente que reside en este pueblo es ya mayor y está jubilada, o se dedica a tareas agrícolas y ganaderas».

Las manualidades y los programas dedicados a la gimnasia de mantenimiento han sido algunos de lo que más éxito han obtenido en la población. Para este año, la institución local ha solicitado uno de informática, para rentabilizar el centro de Internet rural.

 

Acondicionar un centro social

con biblioteca y ordenadores

M. García / Zamora

El grupo de acción local Adata está prestando su colaboración económica al Ayuntamiento de Manzanal del Barco para que el proyecto de un centro social en el pueblo sea una realidad en pocos meses. Las previsiones municipales son que el edificio esté listo para su utilización antes de final de año.

Este centro se ubicará en las antiguas escuelas y se utilizará como lugar de reunión social. En sus dependencias se ubicará una biblioteca, así como una sala para ordenadores. También se habilitará una zona para la realización de distintos cursos formativos.

La institución local trabaja, asimismo, en la rehabilitación de otro edificio de propiedad municipal, para el que se está buscando «un uso adecuado», según apunta la alcaldesa de Manzanal, Ana Isabel Baena.

A pesar de estas iniciativas, el mayor problema al que debe enfrentarse este municipio es la despoblación. Para ello está intentando asentar las bases de su despegue económico, mediante proyectos como la concentración parcelaria de los terrenos de la localidad. Esta tarea se torna de gran importancia en un pueblo como éste, en el que sus actividades económicas principales se basan en la agricultura y la explotación ganadera de ovino.